Annika Rabo
Profesora de Antropología Social, Stockholms Universitet. [+ DEL AUTOR]

Hacerse adulto en Siria

“–¿Y qué hay de Hassan? ¿Ha aprobado este año los exámenes de acceso a bachillerato?
–¡No, qué va! ¡Pero lo hemos casado! Cuando vengas a visitarnos ya te lo contaremos todo.”

Esto forma parte de una conversación telefónica que tuve con Ibrahim, que vive en un pueblo en el norte de Siria. Llamé a Ibrahim en el invierno de 2007 para informarle de mi siguiente viaje a Siria y le pedí noticias de su familia. Su hija mayor, Aisha, había aprobado el brevé (el importante examen de 9º curso del sistema escolar sirio que permite el acceso al bachillerato) con notas brillantes, pero su hijo Hassan había abandonado la idea de aprobar el examen después de dos intentos. Conozco a Ibrahim desde 1980, cuando él era un adolescente, y ahora, un cuarto de siglo después, él acababa de casar a su hijo adolescente. Matrimonio en lugar de estudios. Era exactamente lo que Hassan llevaba pidiéndole a su padre en los últimos años.

Muchos jóvenes sirios son sumamente críticos con la situación política actual de su país y de la región en su conjunto. Muchos de ellos, especialmente los varones, sueñan con emigrar

Este artículo trata de Hassan, Aisha y otros jóvenes sirios. Forman parte de una generación numerosísima que representa la mayor parte de la población de Oriente Medio. Más de la mitad de los 18 millones de sirios tienen menos de 19 años y muchos encuentran grandes dificultades a la hora de buscar trabajo y establecerse en la vida adulta. Siria es un país con una enorme heterogeneidad social, económica, religiosa y étnica, y esta realidad se refleja en la juventud. Pero también hay cosas que tienen todos en común. La cultura juvenil está poco desarrollada. Los jóvenes se reúnen y pasan tiempo juntos pero no a costa de los contactos sociales intergeneracionales. Y aunque el consumo en Siria cada vez es más comercial y se adapta a las tendencias, modas y gustos globales, esto no se refleja mucho en un estilo específicamente juvenil. Los ancianos gozan del respeto general y una vida adulta con matrimonio e hijos es el objetivo al que aspiran todos los jóvenes sirios. Pero hoy en día, para acceder a la vida adulta, dependen más que nunca del apoyo económico de sus familias. Esto se debe en gran medida a la reducción del sector público, que durante décadas fue un motor de desarrollo económico y la fuente de empleo más importante para los jóvenes. Muchos jóvenes sirios son sumamente críticos con la situación política actual de su país y de la región en su conjunto. Muchos de ellos, especialmente los varones, sueñan con emigrar de forma permanente para escapar de lo que describen como una atmósfera política y socialmente asfixiante. Por el contrario, otros preferirían irse temporalmente al extranjero y ganar suficiente dinero para hacerse independientes en Siria. En este artículo, sin embargo, nos vamos a centrar en los jóvenes del ámbito rural y urbano que permanecen unidos firmemente a su lugar de origen y con ello al terruño y a la familia.

MATRIMONIO Y ESTUDIOS ENTRE LOS JÓVENES DE LOS PUEBLOS

El pueblo en el que viven Ibrahim y sus hijos se encuentra cerca del río Éufrates y el cultivo de algodón de regadío y de trigo y cebada de secano constituyen la base de la economía. La cría de ovejas es un importante suplemento económico para muchas familias. Conocí a Ibrahim, a sus diez hermanos y hermanas y a sus padres en 1980 mientras recogía material para mi investigación sobre un enorme proyecto de regadío en Siria. Estuve viviendo con la familia de Ibrahim durante unos seis meses, primero en una tienda en la estepa mientras su madre cuidaba del rebaño familiar y más tarde en su pueblo durante la intensa temporada agrícola. Ibrahim iba a la escuela secundaria en un pueblo cercano y tenía grandes planes de futuro de los que le gustaba hablar conmigo. Desde entonces he ido a menudo a visitar a Ibrahim y a su familia al pueblo. Cuando se casó y construyó su propia casa, se convirtió en el anfitrión oficial de mis visitas y he podido seguir de cerca el crecimiento de su familia. Después de que yo le riñera por dejar a su mujer, Leila, constantemente embarazada, en una ocasión él me dijo que quería tener un equipo de fútbol de once niños y niñas. Pero en 2007, cuando nació su octavo bebé (su cuarta hija) me aseguró que había llegado el momento de parar. Tan solo unos meses después fue abuelo, cuando Shamsa, la mujer de su hijo Hassan, dio a luz a un hijo varón.

Una pareja de novios cruza el paso de control de Quneitra

Una pareja de novios cruza el paso de control de Quneitra. Frontera entre Siria e Israel, 27 de septiembre de 2003. / Atef Safadi

El nivel de vida en el pueblo ha cambiado tremendamente desde que Ibrahim era joven. Cuando viví en el pueblo por primera vez no había electricidad y las mujeres tenían que ir a buscar el agua al Éufrates o a las acequias. También tenían que hacer su propio pan, que era el alimento básico en el pueblo. Había que ir a la capital de la provincia para resolver el ingente papeleo necesario para el ejercicio de la agricultura. No había un médico en kilómetros a la redonda. Aunque había una buena carretera entre el pueblo y la capital de provincia, el transporte público no funcionaba regularmente y nadie en el pueblo disponía de coche o furgoneta. Había una escuela primaria, pero después de terminar el sexto grado los niños tenían que ir a estudiar a un pueblo más grande. No había escuela secundaria en ningún pueblo de la zona. En ese pueblo solo los varones iban a la escuela en los años 80, aunque según la ley todos los niños sirios debían recibir seis años de educación primaria. Las niñas no iban al colegio porque tenían que ayudar a sus madres en las tareas de la casa. Ninguna de las hermanas de Ibrahim sabe leer ni escribir. A los chicos en general no se les pedía que echaran una mano, así que en lugar de dar vueltas ociosos preferían mandarlos a la escuela.

Desde hace algunos años se puede ir a la escuela hasta noveno en el pueblo. Y hoy en día todas las niñas van a clase

De los hijos de Ibrahim, ninguno ha experimentado lo que es la vida en el pueblo sin electricidad. En cambio, han crecido con televisión, teléfono y agua corriente. Su padre tiene un tractor y una furgoneta y su madre está deseando hacerse con un coche. También han vivido el aumento paulatino de los servicios en las zonas rurales. Su padre es empleado público de una de las muchas instituciones que tienen oficinas en las zonas rurales. Desde hace algunos años se puede ir a la escuela hasta noveno en el pueblo. Y hoy en día todas las niñas van a clase. Desde hace diez años también hay una mezquita en el pueblo y muchos niños reciben instrucción religiosa de un imán, lo que también es una novedad. Las órdenes religiosas lideradas por sheijs de reconocida fama son bastante comunes en las zonas rurales. Estos líderes religiosos habitualmente son informales y además utilizan prácticas (como clavarse espadas o andar sobre brasas) condenadas por los creyentes más “ortodoxos”. Estos últimos han cobrado más influencia con la difusión de la escolarización formal religiosa, pero el islam en el norte de Siria, en términos generales, no es de tipo militante ni nostálgico.

Por un tiempo Aisha se sintió atraída por este estilo religioso más urbano que insiste en la segregación de hombres y mujeres. Me contó que le influyó una profesora, y que empezó a llevar un tocado “religioso” que se distingue claramente de los pañuelos habituales, a menudo muy coloridos, que llevan todas las mujeres y niñas post-púberes en los pueblos. Los alumnos llevan uniforme en la escuela y se supone que las niñas no se deben cubrir la cabeza. Pero Aisha llevaba este pañuelo “religioso” en la escuela, indicando así claramente sus convicciones religiosas. Luego se le pasó esa fase, pero en ella aprendió mucho sobre sus derechos como mujer musulmana, según dijo, y también sobre “cómo argumentar contra las tradiciones del pueblo. A menudo no son buenas para las mujeres. ¿Por qué las niñas y mujeres trabajan tanto en comparación con muchos chicos y hombres?”.

Aisha siempre había sido buena en el colegio y su padre la animaba mucho. Hassan era un estudiante normal en primaria pero después de sexto empezó a aburrirse en clase, mientras su hermana, dos años menor, se convirtió en la estrella del pueblo. Cuando Hassan terminó octavo empezó a soñar con chicas en lugar de con sus estudios o deberes. Suspendió el brevé por primera vez y empezó a ayudar a su padre con las tareas agrícolas familiares. Se suponía que tenía que estudiar por su cuenta para volver a presentarse al examen al año siguiente. Pero Ibrahim no deseaba realmente aprobar el examen de acceso a Bachillerato una vez que había empezado a llevar una vida, como él decía, más adulta. Conducir un tractor, llevar a los jornaleros a los campos de su padre y ayudar en la organización de la cosecha de algodón era más divertido e importante que aprender “cosas inútiles” para su examen. Cuando fui a ver sus campos de algodón en otoño me señaló varias chicas de las que estaba un poco enamorado y se pavoneaba hablando de las que estaban loquitas por él. “Pronto me casaré”, dijo. “Ahora ya soy un hombre adulto”. Cuando suspendió el brevé por segunda vez, su padre se enfadó bastante. Hassan llegaba muy tarde a casa por la noche y su madre me dijo que jugaba a las cartas en la casa de la primera mujer del mayor de sus tíos. “Ella se está intentando vengar de mí porque me alegré cuando el hermano de Ibrahim se casó por segunda vez. No es una buena mujer y le está enseñando malas maneras a mi hijo”. Hassan también recorría los pueblos para ir a bodas en las que poder bailar dabke a su gusto. En esta parte de Siria, el corro o la fila de este baile típico de Oriente Medio lo forman tanto mujeres como hombres y los participantes bailan muy cerca unos de otros. Las bodas le daban a Hassan la oportunidad de demostrar sus dotes de bailarín, pero también de ver a chicas conocidas en un ambiente más festivo y de conocer chicas nuevas. Así fue como conoció a Shamsa. En realidad habían ido a la misma escuela, pero fue en una boda en verano donde se bailaba el dabke donde se fijó en ella y empezó a hacerle la corte. Shamsa vivía en otro pueblo. Ambos son de la misma tribu pero no son familia cercana. Aunque en esta zona las bodas entre primos hermanos o primos segundos no son poco frecuentes.

Después de hacerle la corte a Shamsa, Hassan lanzó una campaña para convencer a sus padres de que le ayudaran a casarse. Al igual que los padres de todos los varones jóvenes de la zona, los suyos iban a tener que pagar la mahr o dote obligatoria para que un contrato de matrimonio islámico tenga efecto legal. La mahr es propiedad de la novia para administrarla como ella quiera, pero en esta parte de Siria, toda (o casi toda) la dote se la queda el padre. Puede gastar una parte o toda ella en el ajuar de su hija, pero también puede pagar con ella la dote para casar a uno de sus hijos o para permitirse él mismo una nueva esposa. Las tradiciones y cantidades de las dotes varían mucho de unos musulmanes sirios a otros. En 2007 una mahr típica en el pueblo de Ibrahim era de unos 2.500 euros, lo que se puede comparar con el salario medio mensual en Siria, que es de 80euros. Lo habitual es que el novio (o su familia) también tengan que proporcionar alojamiento a los recién casados y pagar el convite de la boda.

Ibrahim estaba totalmente en contra de esta boda. No porque le fuera a salir caro. Estaba dispuesto a gastar mucho dinero en la boda y el matrimonio de su hijo mayor para demostrar a su familia, a su tribu y a los demás que era un hombre importante y con éxito. Tampoco se oponía a la boda porque Hassan solo tuviera diecisiete años y Shamsa quince. Según la legislación siria, los chicos deben tener al menos 18 años antes de casarse y las chicas 17. Además hay una norma según la cual los chicos no tienen derecho a casarse antes de haber terminado el servicio militar obligatorio de año y medio. Cuando conocí a Ibrahim y a su familia, en el pueblo no se tenían en cuenta ni la edad legal para casarse, ni la norma sobre el servicio militar. Se limitaban a pedir a un hombre con algún tipo de estatus religioso que bendijera la unión en presencia de los padres y otros miembros masculinos cercanos de la familia de ambos novios. Eso era todo. Una vez que nacían los hijos, el Estado sirio rápidamente registraba el matrimonio ya que los hijos “nacidos fuera del matrimonio” son una figura jurídicamente inexistente. Hoy en día en los pueblos se respetan más las leyes estatales y se tiene mejores contactos en la administración. Tanto chicos como chicas pueden casarse por debajo de la edad legal a discreción de un juez y no suele ser difícil para los habitantes de los pueblos encontrar un juez que esté dispuesto a dar por bueno el matrimonio. Los jueces parecen temer que se instale el “caos social” si los chicos que desean casarse no pueden hacerlo. Pero incluso en casos en los que un juez haya sancionado la boda de dos menores, los familiares no registran la unión hasta que nace un hijo o hasta que el chico haya hecho el servicio militar.

No, Ibrahim no estaba en contra de la boda por motivos económicos ni de edad. Simplemente pensaba que su hijo mayor debería demostrar más madurez. Pero finalmente le convencieron los argumentos de su mujer. “Le dije a Ibrahim que era mejor que casáramos a Hassan si no queríamos que hubiera problemas de verdad”, me dijo Leila cuando visité el pueblo. “¿No es mejor que esté en casa cada noche, aquí en su propia habitación, con su propia mujer, que andar dando tumbos por los pueblos haciendo Dios sabe qué con Dios sabe quién? Cuando se case tendrá que aprender a ser responsable.” Así que a Hassan lo casaron y lo instalaron con su mujer en una habitación de la casa de su padre. Cuando fui a visitarles en 2007, unos meses después de la boda, Shamsa ya estaba embarazada. Con orgullo y timidez me enseñó el esplendor de su cámara nupcial. Las paredes estaban densamente decoradas con corazones y guirnaldas de flores de plástico de colores brillantes. La cama consistía en gruesos colchones rellenos de lana de oveja y mantas acolchadas de algodón. Encima de la cama había ositos y conejos de peluche y cojines rojos en forma de corazón que decían I love you. Leila más tarde me dijo que Hassan se había encargado de toda la decoración personalmente. También me dijo que estaba muy contenta con la boda. “Mira a Hassan. Ha cambiado totalmente. Ahora se levanta temprano para trabajar con su padre en el campo. Tiene un objetivo y un sentido en la vida.” Efectivamente, Hassan había pasado de ser un chico bastante infantil a convertirse en un joven formal. “Mira a mi esposa”, me decía. “Me he casado, tal como te dije, y pronto voy a ser padre. Estoy muy contento.”

Reflejo de una mujer siria en el retrato del presidente sirio Bashar al-Assad en el escaparate de una tienda

Reflejo de una mujer siria en el retrato del presidente sirio Bashar al-Assad en el escaparate de una tienda. Damasco, Siria, 4 de noviembre de 2003. / Mike Nelson

¿Y Aisha, que tuvo tan buenos resultados en su brevé? ¿Qué pensaba sobre su futuro? En los últimos años antes de su examen de brevé, Aisha había planificado sus estudios: primero el brevé, después el baccalaureat (bachillerato) de la rama de ciencias y después la carrera de farmacia. Después volvería al campo, con suerte a su propio pueblo, abriría una farmacia y haría mucho dinero. “¿Y el matrimonio?” le pregunté una vez. “Sí, por supuesto que quiero casarme y tener hijos. Eso no es ningún problema. El problema va a ser sacar notas suficientemente altas para entrar en farmacia en la Universidad”, me dijo.

Pero en 2008, después de su primer año de secundaria, cuando tuvo que optar entre ciencias y letras, cambió de planes. Solo ella y otro alumno de su escuela eligieron ciencias y eso no era suficiente para crear una clase. Podría haber ido a otra escuela pero se decidió por hacer letras. “La otra escuela está lejos. Estaría agotada y no conozco a nadie allí. No, prefiero hacer letras, así estudiaré inglés en la Universidad y me haré profesora en lugar de farmacéutica. Eso también me apetece. Lo importante es volver al pueblo. No quiero vivir en ningún otro sitio.”

Para Hassan, como para muchos otros jóvenes del campo, el matrimonio tenía la función de hacerle madurar y asumir responsabilidades de adulto. Su hermana, como la mayoría de las chicas del pueblo, ha aprendido a ser responsable desde pequeña

Para Hassan, como para muchos otros jóvenes del campo, el matrimonio tenía la función de hacerle madurar y asumir responsabilidades de adulto. Su hermana, como la mayoría de las chicas del pueblo, ha aprendido a ser responsable desde pequeña. Las chicas no necesitan casarse por ese motivo. Pero todas las chicas de los pueblos, al igual que los chicos, se casan en algún momento. Muchas lo hacen muy jóvenes, como Shamsa, mientras otras esperan hasta tener veintitantos o treinta y pocos años. Pero se casan. En la capital de provincia a una hora del pueblo, sin embargo, hay muchas personas jóvenes solteras y con pocas posibilidades de casarse. En esta ciudad muchos se preocupan y debaten sobre por qué ocurre esto.

UNA CASA LLENA DE ADULTOS SOLTEROS

“Hay algo que falla en nosotros. Los jóvenes somos demasiado quisquillosos y los mayores no nos ayudan a casarnos”, declaraba en 2002 Faris, un joven “nativo” de esta ciudad del norte de Siria. Los “nativos” se autodenominan así por ser descendientes de las familias que llegaron aquí a finales del siglo XIX, procedentes de lo que hoy es Turquía, en busca de nuevas oportunidades. Hoy en día los “nativos” constituyen una minoría en la ciudad debido a la llegada masiva de habitantes de los pueblos circundantes y de otras partes de Siria. Aunque muchos son pudientes gracias a las propiedades que explotan en la ciudad y a sus terrenos agrícolas, la mayoría es de medios limitados. “Quizás los jóvenes nativos no se casen debido a la situación económica”, contesté yo. “Pues en Alepo o en los pueblos la gente se casa aunque no tengan donde caerse muertos”, dijo Faris, y continuó: “No, es la actitud de los nativos lo que falla. O somos perezosos o pensamos que somos mejores de lo que somos.” Pero cuando le conté esta conversación a mi buena amiga Amouna, madre de siete hijos solteros, todos menos el más joven en edad casadera, protestó: “Claro que queremos que nuestros hijos se casen, pero las cosas no son tan sencillas.”

Amouna y sus hijos viven en una casita con tres habitaciones y un pequeño patio cerrado. La conozco desde finales de los años 70, cuando sus tres hijos mayores tenían entre seis y dos años de edad. He visto crecer a estos tres y a sus cuatro hermanos menores. Amouna se quedó viuda a principios de los 90 y no tenía ingresos fijos para mantener a sus cinco hijas y dos hijos. Había ido a la escuela hasta sexto grado pero nunca había trabajado fuera de casa, y su marido había sido autónomo. No dejó pensión ni bienes, aparte de su casita. Los tres hijos mayores, que habían aprobado todos el brevé, empezaron a buscar empleo. Encontrar empleo en el sector público se estaba haciendo más complicado ya entonces y a menudo había que contar con la intervención de algún empleado importante, algún político local conocido e influyente o un miembro del partido en el poder. Finalmente los tres jóvenes, Miriam, Fatma y Riyad, encontraron trabajo. Sus sueldos mantenían a toda la familia. Una de las chicas consiguió un préstamo bancario a través de su sindicato y con este dinero la familia montó un taller de carpintería para el segundo hijo. Este no tenía interés en trabajar de empleado pero se le daba bien el trabajo manual. Las otras tres chicas no llegaron a terminar el grado noveno ni trabajaron de empleadas. A cambio dedicaban su tiempo a las tareas de la casa.

Durante mis numerosas visitas me acostumbré a que la casa estuviera llena de adolescentes que se hacían adultos y rara vez pregunté por qué nadie se casaba. Había muchos otros jóvenes en la ciudad que no estaban casados, tal como se había quejado Faris. Además, al principio, cuando Amouna se quedó viuda, era natural que los hermanos mayores tuvieran que hacer lo posible para mantener a la familia. Una vez, cuando las chicas mayores ya tenían veintitantos años, pregunté a Amouna si no había habido pretendientes. Me contestó vagamente que a la familia no le apetecía casar a sus hijas con “cualquiera”. Adiviné que había tenido pretendientes que no habían sido suficientemente buenos para las chicas. Siendo “nativos”, la familia tenía que preservar la reputación familiar mediante matrimonios con hombres de familias de al menos la misma categoría.

En la primavera de 2008, cuando hice una breve visita a Amouna y su familia, habían empezado a construir un piso en el techo de su casa. Consiguieron otro préstamo bancario y rápidamente se pusieron manos a la obra. Myriam me dijo que ya era hora de que Riyad se casara y que para ello necesitaba una casa propia, o por lo menos alguna habitación y una cocina propia. Amouna me dijo que para ella era muy importante que las chicas supieran que la casa original, la de abajo, era de ellas, y que los chicos podían instalarse arriba. La relación entre Amouna y sus hijos no siempre había ido sobre ruedas. Había estado muy molesta con Riyad durante algunos años. Él había dejado de contribuir a los gastos de la casa para empezar a frecuentar los cafés e incluso gastarse el dinero en una “novia”. “Esa chica no era nada buena y solo estaba jugando. Pero Riyad incluso empezó a pedir dinero prestado a unos y a otros para gastárselo en ella. Fue horrible. Amenacé con echarle. Estaba manchando la memoria de su padre, que nunca le había debido dinero a nadie. ¡Y sus hermanas mayores trabajando tanto para mantener la familia a flote!” Después de algún tiempo esa aventura terminó y Riyad volvió a ser el hijo obediente de siempre. Pero ahora su hermano menor empezó a tener discusiones con Amouna. Estaba cansado de su taller y decía que no ganaba lo suficiente. Quería emigrar a algún sitio, Arabia Saudí, Dubai o Grecia, para empezar a ganar dinero de una vez. La familia estaba en contra, así que al no surgir ninguna oportunidad, se volvió a centrar en su taller.

Pero en la primavera de 2008 toda la familia estaba emocionada con el proyecto del piso, aunque vayan a tardar años en terminarlo y aunque signifique que las tareas domésticas de las mujeres se hayan complicado más. Ya no disponen de un techo libre que pueda servir de cocina adicional, lavadero o salón. Las hijas de Amouna tienen una forma ejemplar de llevar la casa. Cada una tiene unas tareas y especialidades determinadas. El grueso de la tarea de cocinar ha sido delegado en las hermanas más jóvenes, que se han hecho muy buenas cocineras. También limplian la casa cuando sus hermanos mayores están trabajando. Lavar la ropa y los platos es tarea de las chicas empleadas. Si hacen falta más manos, por ejemplo cuando se preparan alimentos de temporada para conservarlos congelados, secos o encurtidos, ayudan todas las mujeres jóvenes.

Los jóvenes adultos de Amouna están acostumbrados (como muchos otros jóvenes sirios) a vivir en poco espacio y les parece natural compartir prácticamente todo con sus hermanos. Como la mayoría de los jóvenes sirios, a los hijos de Amouna ni se les ocurriría soñar con una “vida privada” y no les gusta estar solos. Riyad es el único que tiene habitación propia. Pero esta habitación está también atestada de sofás y sillones y se usa como salón cuando vienen visitas formales. Cuatro de las chicas comparten un dormitorio y una duerme con Amouna, y el hermano más joven en el pequeño salón familiar. Esta habitación solo contiene una televisión y cojines y colchones a lo largo de las paredes. Jadiya, una de las hijas más jóvenes de Amouna, ha optado por dormir ahí para poder ver la televisión a altas horas de la noche cuando todos duermen. Fatma, una de las hermanas mayores, normalmente se retira a la “habitación de las chicas” a última hora de la tarde para leer el Corán y rezar. Ella y Riyad son los únicos en la familia que lo hacen. Riyad también atiende a la oración del viernes por la tarde en la mezquita central de la ciudad. Los que no rezan no están en contra de la religión. Son todos creyentes, otra cosa sería inimaginable. Pero la oración no es lo suyo, como le ocurre a muchos otros sirios.

Las mujeres de cualquier edad no deben rondar por la ciudad “sin hacer nada”. Las mujeres tienen que tener un motivo, o al menos dar esa impresión, para estar fuera de casa

Miriam a menudo acompaña a Amouna en sus numerosas visitas a familiares. Las mujeres “nativas” de mediana edad y mayores dedican mucho tiempo a cuidar las relaciones familiares mediante visitas formales e informales. Las mujeres y los hombres “nativos” se relacionan con bastante libertad y las mujeres casadas de mediana edad y mayores pueden recibir a hombres que no sean de la familia si sus maridos o hijos no están en casa. Ahora bien, las mujeres de cualquier edad no deben rondar por la ciudad “sin hacer nada”. Las mujeres tienen que tener un motivo (o al menos dar esa impresión) para estar fuera de casa. Pero Amouna y aquellas de sus hijas que tienen ganas de “rondar por ahí” sí que tienen muchos motivos para hacerlo. Siempre hay algún recado pendiente o algún familiar necesitado de ayuda inmediata. Miriam y Fatma también intercambian visitas con amigas del trabajo.

Amouna está muy orgullosa de sus hijas y el ambiente familiar es muy cálido y cariñoso. Pero, como señaló Amouna hace unos cinco años, a toda mujer le apetece tener una casa y familia propia. Me dijo esto después de haber conseguido asegurar la boda de su hermano más joven. Este tenía casi cuarenta años y no había tenido un trabajo en condiciones en toda su vida. Pero quería casarse y después de mucho insistir, su hermana le encontró una novia. “¿Por qué ha aceptado esta joven, que se ganaba ella misma la vida de costurera, casarse con tu hermano, que no es especialmente inteligente?”, le pregunté a Amouna. Estaba un poco molesta por mi descripción de su hermano pero aún así me contestó con paciencia: “Después de todo, él es un nativo con un apellido muy prestigioso. Y por muy bien que la traten ahora sus hermanos y las mujeres de estos, ella quiere una casa propia en la que pueda tomar las decisiones.”

La hija mayor de Amouna todavía está a tiempo de casarse. Una de sus primas de casi la misma edad se ha casado recientemente. Pero ni Amouna, ni ningún otro familiar, hombre o mujer, puede buscarle novio de forma activa. Los hombres jóvenes en esta parte de Siria a menudo hablan de su deseo de casarse. Las mujeres no. Una joven debe ser modesta y tímida. Sería muy indecente por su parte dar a entender en público que le gustaría dejar de vivir con su familia. Una mujer joven debe esperar a que la elijan para ofrecerle el matrimonio. Ni ella ni su familia deben dar señal alguna de entusiasmo ante estas ofertas. Esto podría ser interpretado como si su familia no le otorgara suficiente valor y quisieran librarse de ella. Por eso Amouna puede buscar activamente una novia para sus hermanos o sus hijos, pero debe esperar pacientemente hasta que alguien demuestre interés por sus hijas.

¿Pero realmente los jóvenes sirios solo piensan en casarse? ¿Es ése el objetivo principal que tienen en la vida? No, como ya señalé cuando hablaba de Aisha, la del pueblo; los estudios y la formación son muy importantes para muchos jóvenes.

ESTUDIAR PARA MÉDICO O INGENIERO

A finales de 1980 estuve haciendo una investigación en Damasco en la que se pedía a unos 250 estudiantes de último año de secundaria que escribieran una redacción sobre sus ideas y aspiraciones para el futuro de Siria y para sí mismos. En esta redacción la mayoría de los estudiantes hacía hincapié en sus ambiciones académicas y su esperanza de hacer carrera, así como en sus esperanzas para Siria. Esto es lo que escribió un chico de un barrio bastante pobre de Damasco: “Espero poder terminar el 12º curso de la rama de ciencias con las notas más altas para poder matricularme en medicina y quiero especializarme en cirugía del corazón, y esto ayudará a mi familia económicamente, así como a mi país. Y espero que el trabajo de mis amigos sea importante en el futuro y que nuestra patria pueda alzar su cabeza ante las grandes potencias y ante nuestros enemigos, Israel y EEUU.”

Otro chico de la misma clase escribió: “Estoy terminando mis años de escolarización y tengo la aspiración de aumentar mi nivel de vida, y esto no puede hacerse sin estudios ni sinceridad, por eso he decidido seguir estudiando… Quiero hacerme ingeniero militar y proteger a mi patria árabe de la explotación. En cuanto a mi patria, forma parte de mis aspiraciones y he recibido mucho de ella y se lo devolveré. Y espero que cada individuo pueda tener una patria y una vida independiente. El futuro está abierto y conseguiremos lo que queremos mediante nuestra lucha, y espero que mi pueblo y mi patria puedan librarse de sus desastres y levantar cabeza y liberar la tierra árabe.”

Otro chico de la misma clase terminó su redacción diciendo: “…Espero que aumente la belleza, así como las grandes construcciones y que todo el mundo reciba solo cosas buenas y que alcancemos nuestras metas socialistas incluyendo mayor libertad para las mujeres.”

Las chicas de un barrio conocido por la segregación de género y porque las mujeres llevan velos muy estrictos tenían ambiciones y aspiraciones parecidas a las de los chicos. Una chica escribió: “Quiero hacerme ingeniera de caminos en el futuro y el modo de conseguir ese objetivo es trabajar duro y de forma constante. El trabajo es lo que desarrolla la sociedad. Estar organizado es la base del progreso y cualquier país que quiera desempeñar un papel en el progreso debe organizarse… Espero que Siria logre sus sueños en cuanto al nivel de pensamiento, así como económica y científicamente en el menor tiempo posible para que podamos alcanzar el mismo nivel que otros países.”

Otra chica escribió: “La imagen que tengo del futuro es llevar a cabo mis aspiraciones y hacerme médico o farmacéutica porque estas profesiones son adecuadas para mí.”

En todas las redacciones los estudiantes hablan de su deseo de seguir estudiando en la Universidad. Unos pocos mencionan que quizás no vayan a poder estudiar lo que desean por culpa de sus notas. La gran mayoría de los alumnos de la rama de ciencias de secundaria escribe que quiere estudiar medicina, farmacia o ingeniería. Es muy improbable que tantos estudiantes pudieran estudiar esas carreras en las universidades sirias, ya que las notas para entrar eran (y todavía son) muy altas. Los estudiantes por supuesto lo sabían, pero sus redacciones reflejan el valor otorgado a estas carreras y las profesiones para las que les preparan. Estas respuestas se han de interpretar teniendo en cuenta que los estudiantes me estaban escribiendo directamente a mí, una investigadora sueca, que estaba presente en el aula. Yo no los conocía fuera del aula y ellos únicamente sabían que a mí me interesaban sus ideas sobre el tema. Las esperanzas y aspiraciones que tienen para Siria (desarrollo económico, social e intelectual) y las fórmulas rígidas que usan para expresarlas reflejan la retórica política oficial del gobierno sirio, como ocurre también con los eslóganes altamente nacionalistas sobre la guerra de liberación. No tengo forma de saber en qué medida los alumnos creían en estos eslóganes. Más bien los entiendo como un deseo por su parte de comunicarme que tienen ambiciones para su país. Estas ambiciones eran principalmente pacíficas e incluían la cooperación con otros países para fomentar el desarrollo. Uno de los aspectos más interesantes de estas redacciones es que solo un puñado de ellos se refirió a su deseo de casarse y tener hijos. ¿Quizás les pareció totalmente innecesario mencionar su futura vida familiar, ya que esta se produciría sin que tuviera que mediar ninguna aspiración o ambición por su parte? La gente se casa y tiene hijos y por ello no hace falta mencionarlo.

Los jóvenes de hoy están mucho más integrados en los flujos de comunicación de masas globales y se comparan con más facilidad con los jóvenes de otros lugares

¿Los estudiantes de secundaria sirios escribirían las mismas cosas ahora, veinte años después? ¿Sus ambiciones declaradas son las mismas hoy en día? En muchos aspectos los jóvenes sirios expresan ambiciones parecidas a día de hoy. Por ejemplo, siguen concediéndole un gran valor a las carreras de medicina, farmacia o ingeniería y muchos hablan de grandes ambiciones (especialmente delante de europeos desconocidos) para su país. Pero los jóvenes que me encuentro en las grandes ciudades sirias también expresan una gran frustración por las dificultades a las que se enfrentan. No pueden estudiar lo que quieren e incluso con un título universitario es difícil encontrar trabajo. Y si encuentran trabajo, el sueldo es insuficiente para conseguir una hipoteca para un piso o una casa. Hoy en día Siria es una sociedad de consumo. Las políticas económicas de “puertas abiertas” han llevado ha tener acceso a todo. Sin embargo, están aumentando las diferencias de ingresos y la juventud sin dinero solo puede mirar los escaparates y soñar. Saben que sus padres también tuvieron dificultades, pero los jóvenes de hoy están mucho más integrados en los flujos de comunicación de masas globales y se comparan con más facilidad con los jóvenes de otros lugares. Hace algunos años, Jadiya estaba hablando conmigo de la política en Oriente Medio. Terminó diciendo: “La televisión por satélite ha significado mucho para mi generación. Estamos mucho mejor informados que la gente más mayor. No somos tan ingenuos y tenemos una visión realista de las cosas. La situación en la región sería mejor si los jóvenes tuvieran más poder e influencia.”

La juventud siria efectivamente tiene que hacer frente a muchas dificultades. Pero a pesar de ello las personas jóvenes que he conocido están increíblemente interesadas en oír mi opinión sobre muchos temas. En un reciente viaje a Siria, mi anfitriona en una ciudad de la periferia que conocía muy poco pidió a un amigo de su hijo, que estaba ausente, que me llevara a dar un paseo. Ella acababa de perder a su marido y no podía salir de casa, pero, con la típica hospitalidad siria, quería que yo estuviera entretenida y no me viera obligada a quedarme encerrada en casa. El joven me llevó a visitar los monumentos y luego me invitó a un café. Cuando me dejó en casa de mi anfitriona, me dijo: “Muchas gracias por hablar conmigo, doktoora. Estoy muy agradecido de que alguien con sus conocimientos haya querido hablar con alguien como yo.” Quizás sea difícil ser joven en Siria, pero es muy fácil ir allí como una mujer de mediana edad que ha tenido el privilegio de ser testigo del paso de muchos jóvenes a la vida adulta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>