Habib Battah
Periodista en Beirut y Nueva York. Escribe sobre medios de comunicación árabes para la revista 'Variety' y otros medios internacionales. [+ DEL AUTOR]

El impacto de las nuevas tecnologías

El libre flujo de información es un concepto relativamente desconocido en el mundo árabe. Durante décadas, los ciudadanos árabes han visto limitadas sus posibilidades de acceder a y comunicar las noticias y la información, como consecuencia de los esfuerzos de sus gobiernos de restringir a los disidentes y de mantener un acallado statu quo. En la mayoría de los países árabes, las críticas y los comentarios sobre el régimen gobernante que se realizan sin permiso oficial son perseguidos y con frecuencia los periodistas de la oposición y los activistas se han visto hostigados, golpeados, multados o encarcelados. Según un informe de Reporteros sin Fronteras de 2008 sobre los medios de comunicación en la región: “La adulación sigue siendo el mejor modo de conservar el trabajo y la libertad”. Mientras las nuevas plataformas han revolucionado la industria de los medios de comunicación en todo el mundo, estos cambios se están empezando a notar ahora en Oriente Medio y su impacto podría ser significativo.

Mientras que muchos dan por perdida cualquier esperanza de cambio en los principales medios de comunicación árabes, que continúan en gran parte bajo el control de las élites influyentes, otros modos de comunicación alternativos e independientes están ganando popularidad en la región con rapidez, sobre todo entre la gente joven. El reciente desarrollo de productos relacionados con internet, telefonía móvil y nuevas tecnologías está proporcionando un nuevo espacio donde las opiniones políticas y los comentarios de la gente no se encuentran sujetos al estrecho control del Estado. Estas tecnologías giran principalmente en torno a dos plataformas: las páginas web interactivas y las aplicaciones para móviles. Ambas plataformas han abierto nuevas vías de debate entre los ciudadanos medios de toda la región debido a la relativa dificultad para controlarlas si se comparan con los medios impresos o de radio y televisión.

Las aplicaciones basadas en la web y en los dispositivos móviles han creado una sinergia comunicativa que ha permitido no solo una cierta libertad de expresión, sino que también han dotado a los jóvenes árabes de herramientas que pueden ayudarles a organizarse políticamente y a presionar a los gobiernos. Esto ya lo han llevado a cabo en numerosas ocasiones durante los últimos años a través del uso de blogs, mensajes SMS y cámaras digitales o con las cámaras integradas en teléfonos móviles. Pero al mismo tiempo, la introducción de estos nuevos medios a menudo ha alterado las normas existentes, y algunos casos han originado tensión social, sobre todo en sociedades políticamente polarizadas.

Además del terreno político, estas nuevas plataformas han jugado un papel crucial en la extensa aceptación que han tenido la cultura pop y sus valores liberales, a pesar de la acérrima oposición de los segmentos conservadores de la sociedad árabe. Este artículo examinará algunos ejemplos de este tipo de plataformas, incluyendo el aumento del blogging y de sitios interactivos como Facebook y Youtube, así como el uso de los móviles para mandar SMS y vídeos, y el papel que dichas aplicaciones están desem­peñando en los cambios políticos y sociales que se están produciendo en el mundo árabe en la actualidad.

UNA NUEVA ESFERA PÚBLICA

La blogosfera ha sido responsable de algunas de las críticas internas más destacadas a los regímenes árabes durante los últimos cuatro años

La blogosfera ha sido responsable de algunas de las críticas internas más destacadas a los regímenes árabes durante los últimos cuatro años. En 2004, los activistas egipcios del movimiento Kifaya (Basta), contrario al gobierno, crearon una página web para documentar las actividades de protesta, y en la que se colgaban las fotos y las historias de las mismas. De un modo similar, los bloggers de Bahrein utilizaron internet para hacer públicas sus protestas contra el encarcelamiento de Abdulhadi Al Khawaja, presidente del Centro para los Derechos Humanos de Bahrein, en 2005. Los bloggers de Kuwait jugaron un papel primordial en la organización de un movimiento que se creó en 2006 para luchar contra la corrupción en el proceso electoral. Quizá no consiguieran derrocar regímenes, pero en estos tres casos, los bloggers demostraron que podían centrar el debate provocando una tormenta política sobre acontecimientos que, de otra manera, habrían pasado como represión rutinaria. Como Marc Lynch apunta, los blogs podrían conducir a la aparición de una nueva “esfera pública árabe” capaz de reformar las políticas locales de la región: “Esta nueva esfera pública basada en los blogs desafía directamente a la “expertocracia”, mientras las élites afianzadas pierden parte de su poder para dictar los términos del debate y los marcos de referencia”.

Los bloggers de Kuwait jugaron un papel primordial en la organización de un movimiento de lucha contra la corrupción en el proceso electoral

IMPACTO EN LA SOCIEDAD

Algunos sostienen que el blogging en el mundo árabe con frecuencia ha estado dominado por minorías de jóvenes cuyos puntos de vista liberales no representan al resto de la sociedad árabe. Esta visión se pone de manifiesto en la baja tasa de penetración de internet en el mundo árabe, alrededor de un 21% según Internet World Stats, el sitio web especializado en estadísticas relativas a internet. Este porcentaje hay que compararlo con un 47% de tasa de penetración media en Europa y un 71% en Estados Unidos. Sin embargo, y según el mismo sitio, la tasa de crecimiento en Oriente Medio es masiva, situándose en un astronómico 1.176% desde 2008, comparado con el 263% de Europa y el 120% de EEUU. Teniendo en cuenta que el uso de internet continúa extendiéndose con rapidez en toda la región, es de esperar que el blogging y su impacto en la sociedad también lo hagan. Hoy día, la relativamente pequeña comunidad de blogging ha empezado ya a agitar las aguas, sobre todo en Egipto.

RESPONSABILIZANDO A LOS GOBIERNOS

Durante su corta existencia, los blogs han proporcionado un nuevo espacio para la discrepancia y un foro sin precedentes para hacer públicas y popularizar las actividades de los movimientos de la oposición. Además, los blogs árabes han demostrado su capacidad de presionar a los gobiernos al sacar a la luz crímenes vergonzosos. Así sucedió en 2006, cuando jóvenes egipcios combinaron el poder del blogging con el del vídeo digital para documentar el acoso sexual de las mujeres en las calles de El Cairo. Las fuerzas de seguridad negaron que el incidente se produjera, pero gracias a los vídeos que se colgaron en los blogs, la historia llegó a los periódicos y causó una enérgica protesta a nivel nacional.

El gobierno egipcio volvió a ser duramente golpeado en 2007, cuando se colgó en Youtube el vídeo, grabado con un móvil, de un hombre al que sodomizaban con un palo mientras se encontraba bajo custodia policial. El gobierno, que había negado durante mucho tiempo la existencia de torturas, detuvo a los dos policías implicados ante la creciente presión pública. En ambos casos, los vídeos digitales sirvieron para aumentar el impacto de los medios de comunicación alternativos y es probable que esta tendencia continúe.

VÍDEOS PARA COMPARTIR

Un joven iraquí pasa delante de un cibercafé

Un joven iraquí pasa delante de un cibercafé. Bagdad, Iraq, 6 de marzo de 2005. / Ali Abbas

Pocos se habrían imaginado que un sitio web americano como Youtube, popular por sus vídeos caseros, serviría como prueba en los tribunales de un destacado caso de tortura en Egipto

Pocos se habrían imaginado que un sitio web americano como Youtube, que se hizo popular por sus vídeos caseros, serviría como prueba en los tribunales de un destacado caso de tortura en Egipto. Pero antes de que aquel vídeo infame de sodomía apareciese en Youtube, ya había circulado a través de los teléfonos móviles, revelando así la tendencia de intercambio de vídeos más extendida en Oriente Medio en la actualidad. Este intercambio se lleva a cabo mediante tecnología inalámbrica de transferencia de archivos, como bluetooth. Este medio, discreto y fácil de usar, se ha vuelto muy popular entre la gente joven para compartir vídeos de gran impacto. Muchos de estos clips son acrobacias temerarias con coches, pero otros, como el vídeo de la tortura, pueden tener unas implicaciones profundamente políticas.

En Líbano, donde los partidos políticos controlan las noticias con frecuencia, los vídeos grabados con móviles han sacado a la luz acontecimientos que probablemente los medios de comunicación tradicionales no habrían denunciado debido al contenido controvertido de los mismos. Este tipo de vídeos han resultado tener fuerza suficiente para agitar la escena política libanesa durante la última crisis.

El acontecimiento más importante relacionado con este tipo de vídeos sucedió a finales de 2006, cuando se instaló un campamento de protesta dirigido por el grupo chií Hizbullah, que rodeaba la sede del gobierno en la capital libanesa y que se prolongó durante 17 meses. El vídeo mostraba lo que parecía ser un partidario de Hizbullah subiendo por el asta de una bandera en el centro de Beirut y que a continuación quitaba una bandera libanesa e izaba en su lugar una bandera amarilla del grupo chií. Igual que ocurrió en Egipto, el vídeo borroso de la bandera se colgó en Youtube antes de que lo mostraran las principales televisiones. El vídeo se emitió repetidamente en Future TV, un canal progubernamental que se opuso a Hizbullah y a su campamento en el centro de Beirut. Hizbullah se enfureció por aquel vídeo y como resultado prohibió todas las fotografías no autorizadas del campamento, una acción que impidió el acceso de los medios de comunicación independientes y alternativos a la zona. El canal del grupo chií, Al Manar, se defendió y a esto le siguió una campaña de propaganda recíproca en la que ambos canales llegaron a manipular discursos grabados de líderes rivales, derivando en una feroz guerra mediática. Con los ánimos de los partidarios de ambos bandos crispados, la tensión creció en las calles de Beirut e incluso tuvieron lugar varios enfrentamientos.

En el transcurso de la crisis de Líbano aparecieron más ejemplos de intercambio de vídeos que abrieron a menudo una brecha aún mayor en una sociedad de por sí polarizada. Desde que la confusión política empezara a cobrar protagonismo hace tres años, los activistas libaneses han colgado cientos de vídeos de propaganda en Youtube, que van desde vídeos caseros de escasa calidad hasta los producidos por profesionales de agencias de publicidad realizados tanto durante su trabajo como fuera del mismo.

Youtube también ha actuado como un centro de referencia singular de recuerdos del pasado que los políticos libaneses, y los medios que controlan, intentan ignorar intencionadamente. Incluso los libros de texto libaneses evitan tratar la historia reciente del país debido a una falta de consenso, mientras que los políticos implicados, muchos de los cuales eran antiguos líderes militares, están protegidos por una ley de amnistía que se aprobó después de la guerra civil que tuvo lugar entre 1975 y 1990. Pero en Youtube, los políticos libaneses ya no tienen control sobre sus imágenes. En este sitio se han colgado cientos de vídeos de los años ochenta que muestran a algunos líderes actuales dirigiendo a sus milicias a batallas callejeras que resultaron en la destrucción gratuita del país. La omisión de estos acontecimientos se ha convertido en un distintivo del periodismo libanés de la posguerra civil, donde, bajo un código no escrito, las actividades de los actores políticos actuales se presentan en ausencia de un contexto histórico que recoja sus declaraciones y los papeles que desem­peñaron en el pasado. Se trata de un sistema que perpetúa la falta de responsabilidad por los crímenes perpetrados durante la guerra civil al tiempo que sirve a los líderes tribales del país para mantener su monopolio indiscutible del poder. Lo ideal sería que sitios para compartir vídeos como Youtube contribuyesen a que el público estuviese mejor informado, aunque en un entorno polarizado, el papel de los medios de comunicación alternativos puede ser tan divisivo como útil.

Las nuevas tecnologías han facilitado al público la captura y la publicación de vídeos. Al mismo tiempo, la edición o manipulación de material visual, así como su distribución masiva se han simplificado. El resultado es la democratización del poder para influenciar a la opinión pública.

LOS DILEMAS DEL MATERIAL VIDEOGRÁFICO

En el complejo escenario político libanés, los medios alternativos se mueven en un delicado equilibrio entre documentar la historia y manipular la información por intereses políticos. Los beneficios a largo plazo de la documentación se enfrentan a los peligros a corto plazo de avivar las tensiones sectarias. Este dilema es particularmente significativo en el caso de grabaciones sangrientas de masacres y asesinatos. Varios vídeos grabados con móviles han aparecido en esta categoría y el más reciente es el del asesinato en masa que tuvo lugar en la localidad libanesa de Halba. A pesar de su baja resolución, el vídeo, que recoge imágenes de cuerpos muertos y mutilados, fue emitido en el canal de televisión libanés NBN, ligado a Hizbullah. Las víctimas eran supuestamente miembros del Partido Nacionalista Socialista Sirio, que se unió a Hizbullah durante las luchas en las calles de Beirut de mayo de 2008. En aquel momento, muchos de los medios de todo el mundo reflejaron la dureza de los ataques del grupo chií durante aquellos combates. Sin embargo, las cruentas imágenes de Halba que se emitieron parecían demostrar, al menos ante los ojos de la cadena NBN y de sus telespectadores, que las fuerzas prooccidentales contrarias a Hizbullah eran las verdaderas responsables de la crisis del país.

En Iraq, también hubo imágenes provocadoras grabadas con móviles que causaron revuelo. Las más notorias fueron las de la ejecución de Saddam Husein. A pesar de que el gobierno iraquí afirmara que Husein tuvo un juicio justo y que lo trataron de un modo honorable durante la ejecución, un vídeo grabado con un móvil mostraba cómo los guardias de la prisión insultaban al líder derrocado momentos antes de que ser ahorcado. La naturaleza gráfica del vídeo, así como los insultos audibles que se grabaron, contradijo la versión oficial del gobierno iraquí, de mayoría chií. También agudizó la creciente desconfianza hacia el nuevo régimen gobernante entre los correligionarios sunníes de Husein.

Ya sea en Iraq, en Líbano o en otras partes de la región, la tensión social es muy elevada en muchos países árabes debido tanto a la represión totalitaria de la expresión política como a los conflictos sectarios y entre clases que a veces subyace bajo gobiernos con mano de hierro. En el pasado, los regímenes dirigentes podían manipular el comportamiento de la sociedad controlando el flujo de información y los mensajes que llegaban al público. Pero con los avances de los medios de comunicación alternativos, la capacidad para influenciar la opinión pública está escapando al control del Estado. Los sitios web fáciles de usar, como Facebook, proporcionan a los activistas amateur online el poder de provocar cambios sin tener que convertirse en bloggers expertos.

LA EXPLOSIÓN DE FACEBOOK

Facebook ha permitido a los jóvenes sortear las leyes en vigor en muchos Estados árabes

Facebook, un sitio web de redes sociales que alcanzó su popularidad entre los estudiantes universitarios estadounidenses, está experimentando un crecimiento extraordinario en Oriente Medio. La gente joven de toda la región ha formado cientos, si no miles, de subredes conocidas como Grupos de Face­book. Estos grupos proporcionan una herramienta de comunicación abierta que permite a sus miembros participar libremente en temas de interés mutuo, así como colgar vídeos y fotos que se pueden compartir instantáneamente con otros miembros del grupo. Gracias al atractivo diseño de Facebook y a sus herramientas fáciles de usar, la creación de grupos está ampliamente extendida y varios grupos cuentan ya con miles de miembros. De un modo significativo, Facebook ha permitido a los jóvenes sortear las leyes en vigor en muchos Estados árabes que controlan de cerca las reuniones públicas, sobre todo con fines políticos.

Para la mayoría de la gente, Facebook continúa siendo fundamentalmente una herramienta social y una fuente de diversión para la gente joven. La mayor parte de los grupos están dedicados a la cultura pop y a los hobbies, como sucede con los “Fans del fútbol alemán en Jordania” o con “Gente que escucha música house en Arabia Saudí”. Sin embargo, también hay un creciente número de grupos que ha empezado a hacerse oír en el terreno político. Por ejemplo, un grupo egipcio de Facebook llegó a los titulares en abril de 2008 después de que se dijera que más de 70.000 miembros se habían registrado para apoyar una huelga general contra el aumento del precio de los alimentos y contra la política del gobierno egipcio. Aunque la manifestación se consideró en general como un fracaso, algunos comentaristas egipcios aclamaron al sitio web por su capacidad de captar a los jóvenes en lo que de otro modo sería un país con un sistema político autoritario sin más. Los sociólogos también están prestando atención a Facebook. Más allá de las posibles implicaciones políticas, el sitio de redes sociales supone un desafío diferente y posiblemente más inmediato para el statu quo en las sociedades árabes.

FACEBOOK Y LAS RELACIONES SOCIALES

Grupos formados en internet como “Soltero en Arabia Saudí busca” están revolucionando las conductas socialmente aceptadas en los países conservadores

Durante su relativamente corta existencia, Facebook se ha ganado con rapidez la reputación de ser un sitio de contactos. Grupos como “Soltero en Arabia Saudí busca” y “Sexo en Bahrein” están revolucionando las conductas socialmente aceptadas en los países árabes conservadores. Los miembros de estos grupos y de decenas de otros similares con frecuencia cuelgan imágenes insinuantes suyas y flirtean fácilmente a través de los mensajes y del chat de Facebook. Este comportamiento no es una novedad en la sociedad occidental, pero en los países árabes conservadores, donde los matrimonios se conciertan y salir con gente del sexo opuesto está prohibido, o incluso se castiga, la posibilidad de flirtear con desconocidos es sumamente importante.

La promiscuidad sexual no es algo nuevo en los países árabes. La gente joven, sobre todo los que viven en Estados muy conservadores, a menudo quedan en secreto, con gran riesgo de ser descubiertos por las autoridades religiosas. Al tratarse de un espacio ampliamente público, Facebook ofrece un nuevo modo de apertura donde muchos de los grupos adoptan nombres tan explícitos como “Quedemos en secreto para practicar sexo en Líbano” y “Academia de Sexo de Jordania”, entre otros muchos. Normalmente, sus miembros cuelgan fotos provocativas, algunas incluso sin ropa, y los comentarios pueden llegar a ser extremadamente directos; sin embargo como cualquiera puede registrarse en el sitio, es difícil conocer la autenticidad de la identidad de sus miembros. Una realidad que podría poner en duda de la misma manera el potencial del sitio para propiciar cambios políticos. Los perfiles y los grupos de Facebook pueden crearse tan fácilmente como el correo basura porque los usuarios definen sus propias características, incluidas su identidad, la foto de su perfil y la zona geográfica en la que viven. Además de la posibilidad de que se trate de bulos, conocer el origen de un determinado grupo puede ser también complicado.

En el caso de la huelga general de Egipto, muchos periodistas occidentales se apresuraron a señalar que la existencia de grupos con muchos usuarios registrados era un indicio de una creciente corriente de cambio político en el país. Sin embargo, este análisis pasa por alto la posibilidad de que muchos de los miembros de estos grupos quizá no vivan en Egipto. Lo mismo puede suceder con los grupos de naturaleza sexual. Es posible que muchos de estos usuarios usen identidades falsas y por tanto sea difícil determinar su etnia o el lugar donde se encuentran. No obstante, pocos cuestionan la creciente popularidad de Facebook, y a pesar de las ambigüedades estadísticas, el sitio sigue atrayendo de un modo extraordinario a los jóvenes de la región, tal como ha sucedido en otras partes del mundo. Unos 475.000 usuarios de internet participan en la red de Egipto en Facebook, unos 240.000 en Líbano, y alrededor de 168.000 en Arabia Saudí. Kuwait y Qatar cuentan con unos 50.000 y 30.000 respectivamente. El número de usuarios por país podría ser incluso superior debido a que los usuarios no tienen que registrarse en una red de un país determinado.

La formación de grupos en Facebook, otro posible indicador de su uso, es un dato revelador. La mayoría de los países árabes, incluidos Egipto, Arabia Saudí, Líbano, Siria, Kuwait, Jordania y Bahrein, cuentan con más de 500 grupos. Incluso países menos urbanizados como Yemen y Omán cuentan con más de 500. El árabe es el idioma habitual de estos grupos y este hecho da mayor credibilidad al uso extendido de este sitio en la región. Sin duda Facebook ha prendido con fuerza en los países árabes, pero el inicio de la comunicación sin restricciones entre los jóvenes árabes comenzó con los medios de comunicación alternativos que se hicieron populares antes de que internet se convirtiese en un medio tan importante.

Jóvenes fotografiando con sus móviles al cantante libanés Marwan El Khouri

Jóvenes fotografiando con sus móviles al cantante libanés Marwan El Khouri. Argel, Argelia, 9 de octubre de 2007. / Mohamed Messara

LA CULTURA DE LOS SMS

En la actualidad, muchos jóvenes árabes conocen gente nueva a través de internet, pero todavía sigue existiendo un foro virtual considerable que usa la tecnología de los móviles. Al tratarse también de un medio que ofrecen discreción, las aplicaciones para móviles como bluetooth y los SMS son desde hace mucho herramientas fundamentales que los jóvenes árabes utilizan para hacer vida social.

Las aplicaciones para móviles como bluetooth y los SMS son herramientas fundamentales que los jóvenes árabes utilizan para hacer vida social

En países conservadores, donde los encuentros cara a cara están prohibidos culturalmente, enviar mensajes a través de estas redes inalámbricas de corto alcance se ha convertido en un medio popular y que permite escapar del control para poder tener contacto con personas del sexo opuesto. Los chicos y chicas pueden, por ejemplo, intercambiar mensajes en cafeterías, centros comerciales y restaurantes sorteando, entre otras, la vigilancia de la policía religiosa.

La tecnología inalámbrica se ha convertido también en una parte fundamental de la televisión interactiva, que ha proporcionado otro medio social para la gente joven. Esto ha sido posible gracias a la adopción del scrollbar (tecnología que permite exhibir mensajes de texto en la pantalla del televisor), donde se exhiben los SMS entrantes de los espectadores, por parte de muchos canales de televisión árabes que se están aprovechando del deseo de comunicarse que tiene la gente joven. Debido a la relativamente escasa cantidad de dinero que se invierte en anuncios de televisión, un número cada vez mayor de cadenas árabes están obteniendo ingresos mediante estos sistemas. Esta tendencia comenzó a ganar protagonismo durante la producción de reality shows que pedían a los telespectadores que votaran por sus participantes favoritos desde sus casas. Estos programas resultaron ser un choque cultural para las autoridades religiosas musulmanas debido a su contenido, que a menudo exigía que jóvenes de ambos sexos viviesen bajo el mismo techo. Esta respuesta interactiva de los telespectadores no solo generó un aumento de los ingresos de las cadenas, sino que también acercó el concepto a los hogares. Desde Marruecos a Kuwait, se animaba a los jóvenes a enviar mensajes de apoyo para su participante favorito que después aparecían en pantalla. Poco a poco los comentarios de los telespectadores comenzaron a alejarse del contenido del programa y a concentrarse en la posibilidad de conocer a otras personas que mandaban SMS. El resultado fue la aparición de un chat televisivo real. Además de proporcionar un canal de comunicación para la gente joven, este fenómeno resultó ser un buen negocio. Al precio de un dólar por cada SMS emitido, aparecieron muchos programas con el único propósito de proporcionar un chat en televisión.

Este género, conocido como canales de chat o de mensajes, es uno de los que está creciendo con mayor rapidez en la televisión árabe. Aunque estos canales han cedido a las voces más conservadoras y han introducido el uso de filtros que eliminan el número de teléfono y la dirección de correo electrónico desde las que se mandan los mensajes, la gente joven ha creado unos ingeniosos métodos de códigos para pasarse información personal. Por ejemplo, una de las televisiones reconoció que los espectadores usaban listas de artículos en sus mensajes como “cinco abrazos, cuatro besos, dos flores”, etc., para camuflar números de teléfono.

EL CONTRAATAQUE

Los grupos conservadores de Oriente Medio no ven con buenos ojos este modo tan creativo que los telespectadores tienen de comunicarse. Las autoridades saudíes intentaron prohibir la participación de sus ciudadanos en un popular reality show de un canal libanés en 2005. El programa, Star Academy, que funciona con un sistema de votos por SMS, fue el primero en poner de moda este sistema. Cuando el programa alcanzó niveles de audiencia sin precedentes, las autoridades de Arabia Saudí, molestas por la aparición de personas de ambos sexos bajo el mismo techo, emitieron una serie de fetuas o edictos religiosos contra el programa. Este hecho condujo a que la empresa de telecomunicaciones, de propiedad estatal, acabara prohibiendo las líneas telefónicas de acceso directo para votar en el programa. Sin embargo, los jóvenes sortearon esta prohibición usando conexiones anónimas de acceso a internet para mandar sus votos; y para disgusto de las autoridades saudíes, el programa lo ganó un concursante saudí. Ha habido varios intentos más de prohibir el programa, pero en su ya sexta edición, Star Academy continúa siendo uno de los programas más populares de la televisión árabe y los saudíes continúan participando. Sin embargo, la batalla contra los realities y los chat televisivos continúa. Informes recientes aparecidos en los medios de comunicación cuentan que se prohibió la entrada a miembros de Star Academy que fueron a Kuwait para realizar el casting del programa.

En la blogosfera la reacción ha sido aún más severa y se han llevado a cabo encarcelamientos de bloggers en Túnez, Arabia Saudí y Egipto, por material considerado controvertido, como organizar concentraciones o criticar a personajes públicos. En Marruecos, un joven fue encarcelado a principios de este año por crear un perfil falso de uno de los hermanos del rey, el príncipe Mulay Rashid. Las autoridades sirias han prohibido Facebook totalmente y el gobierno egipcio está considerando adoptar medidas similares. Pero a juzgar por lo sucedido con Star Academy, los jóvenes seguirán buscando métodos para burlar el sistema mientras se va haciendo más difícil para las autoridades controlar internet.

Se han llevado a cabo encarcelamientos de bloggers en Túnez, Arabia Saudí y Egipto, por material considerado controvertido, como organizar concentraciones o criticar a personajes públicos

Aunque muchos sitios web se hayan prohibido en los países conservadores del Golfo Pérsico, muchos jóvenes están usando servidores que permiten navegar por la web ocultando dónde se encuentra el usuario. El proceso es sencillo y solo requiere abrir una nueva ventana para poder tener acceso a sitios web que están prohibidos. Como muy bien sabe la industria de la música internacional, el intercambio de archivos es difícil de regular. A pesar del cierre de algunos sitios de intercambio de música y películas, continúan apareciendo otros nuevos. Lo mismo sucede en Oriente Medio con los medios de comunicación alternativos basados en internet. A pesar de algunas detenciones y cierre de sitios, los miles de bloggers árabes que están activos en la región siguen teniendo impacto en la sociedad. Y la audiencia árabe online sigue buscando la manera de ver los programas que desean e interactuar con otras personas.

Los bloggers de toda la región, que cada vez se encuentran con mayores prohibiciones, se agrupan para crear campañas online para defender a otros bloggers que son perseguidos. Aunque sentenciado inicialmente a tres años de prisión, el creador de la página de Facebook del príncipe marroquí, acabó cumpliendo solo un mes de cárcel tras recibir el perdón del rey. Algunos opinan que esto se debió al aumento de la mala publicidad que siguió a una serie de protestas y publicaciones que condenaban el arresto.

También en Egipto los bloggers están contraatacando. Tras la polémica que causó la huelga contra la subida del precio de los alimentos, la policía supuestamente maltrató e interrogó a Ahmad Maher, que había participado en la creación del grupo de Facebook que organizó la huelga. Más tarde, otro blogger colgó fotos de Maher con la espalda llena de moratones y una entrevista con él en su popular blog donde contaba el comportamiento abusivo de las autoridades.

Ya que el uso de internet sigue creciendo espectacularmente en la región, es posible que la tensión entre los regímenes árabes y los jóvenes, decididos a tener acceso y a producir nuevos medios de comunicación alternativos, continúe. Y ya que la tecnología permite plataformas de comunicación más interactivas, las nuevas generaciones de ciudadanos digitales árabes no aceptarán renunciar a ellas.

Un comentario en “El impacto de las nuevas tecnologías

  1. […] Este artículo de la revista culturas, editada por la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo, puede encontrarse en el siguiente enlace: http://revistaculturas.org/el-impacto-de-las-nuevas-tecnologias/ […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>